Tite-Reach™, ¡utilice su carraca en lugares donde nunca pensó que era posible!
5 febrero, 2016
KIT OEM, no pierdas las funciones originales del automóvil
25 febrero, 2016

El más rápido del mundo… ¡1.600 Km/h!

El objetivo del proyecto Bloodhound SSC, dirigido por el propio Richard Noble y con Andy Green como piloto, es superar la barrera psicológica de las 1.000 mph (1.600 km/h), aunque inicialmente sólo era pasar de las 800 mph para batir un nuevo récord. Para ello, el coche pilotado por Andy Green contará con la propulsión de un motor a reacción (Rolls-Royce Eurojet EJ200 que tomaron prestado de un Eurofighter Typhoon) y de un motor de cohete diseñado ex profeso para el Bloodhound SSC.

A este nivel, las dificultades técnicas no se centran sólo en el coche (aerodinamismo, ruedas, motores, etc) sino también en el lugar escogido para intentarlo. Sencillamente, no había ningún sitio en el planeta apto para ello por lo que han optado por acondicionar la “paella” de Hakskeenpan, al este de Sudáfrica y a pocos minutos de Namibia.

El Hakskeenpan, fue elegido tras comprobar más de 20.000 sitios posibles vía imágenes satélites. Aún así, el sitio no es precisamente perfecto. El equipo emplea 317 personas para el acondicionamiento del sitio. Lo que ha implicado remover más de 18.000 toneladas de rocas y tierra durante 120 días.

El coche, que mide 13,47 metros de largo por 3,66 metros de ancho pesa 7,8 toneladas. Con una potencia total estimada de 136.000 CV (212 kN o 23.000 kp), el Bloodhound SSC debería tardar 3,6 segundos en recorrer una milla (1,6 km) cuando estén a pleno gas. Antes de eso, tiene una distancia de 9 km para ir acelerando. El equipo calcula que tardará tan sólo 55 segundos para alcanzar las 1.000 mph.

A esa velocidad, uno de los puntos más cruciales en los dos pretendientes al club de las 1.000 mph (además de conseguir un apoyo aerodinámico bestial para que no despeguen en el intento) es conseguir unas ruedas capaces de soportar una velocidad de rotación extraordinaria. Ningún neumático podría soportar tal fricción, velocidad de giro y temperatura.

Aussie Invader y Bloodhound SSC emplearán ruedas de aluminio forjadas a partir de un bloque de aleación especial, diferente en los dos coches. Y es que, en el caso del Blodhound SSC, las ruedas tendrán que soportar una aceleracón de 50.000 g cuando giren a 10.200 rpm. Cuando alcance la velocidad máxima, cada rueda girará 170 veces en un sólo segundo.

La construcción del Bloodhound SSC finalizó en septiembre de 2015, así como el acondicionamiento del Hakskeenpan. A lo largo de este año se efectuarán las primeras pruebas en aeródromos del Reino Unido (seguramente de la RAF), mientras que las primeras pruebas a gran velocidad se harán en Sudáfrica en 2017. Se harán de forma paulatina, el primer objetivo en 2017 será acreditar una velocidad media de 800 mph.

Artículo original:  www.motorpasion.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CONTACTAR